14 de junio de 2011

Existen varias especies de piojos, también llamados Pediculus humanus capitis en su acepción más técnica. Su denominación tiene que ver precisamente con la zona en que éstos parásitos se instalan.

  • Pediculus capitis (piojo de la cabeza). Es la especie más común y conocida por todos. Habita, tal y como indica su nombre, en la cabeza, aunque nada le impide extenderse a cejas, pestañas y barba. Es de color grisáceo y mide entre 3 y 4 milímetros de largo, es decir, casi imperceptible a simple vista aunque la hembra es más grande, vive durante un mes y puede poner de 7 a 10 huevos (liendres) al día en nuestra cabeza.
  • Pediculus corporis (piojo del cuerpo). Vive en la ropa, entre las costuras. La hembra necesita alimentarse constantemente y debe mantenerse a cierta temperatura. Puede llegar a poner el triple de huevos que los que viven en la cabeza. Se esparcen con mayor facilidad en personas que no se cambian de ropa con demasiada frecuencia.

Pediculus pubis (piojo del pubis). Son los piojos que están fijados con fuerza al vello púbico. Esto es posible porque tienen unas pinzas semejantes a las de un cangrejo. También se conoce como ladilla y también pueden encontrarse en cejas y pestañas. Tardan más en reproducirse, por lo que es más difícil notar su presencia hasta transcurridas varias semanas.