1 de junio de 2011
6_grande

Cuanta más información se tenga sobre el enemigo, mejor preparado se estará para combatirlo, y en el caso de los piojos esta afirmación no lo es menos. En este post, os damos toda la información necesaria para que conozcáis bien a quién nos enfrentamos.

Los seres humanos pueden ser el ‘hábitat’ de tres tipos de piojos. Todos parasitan exclusivamente en las personas, sin ella no pueden sobrevivir, y su parasitación se conoce bajo el nombre de pediculosis. Aunque sólo nos concierne aquí una de esas tres variedades, el piojo de la cabeza (“pediculus  humanus capitis”), veamos brevemente cuáles son las otras dos.

  • El piojo del cuerpo (“pediculus humanus corporis”), afecta al cuerpo, está relacionado directamente con la suciedad  y puede transmitir enfermedades.
  • El piojo del pubis (“phithirus pubis”), también denominado ladilla, afecta a la zona perineal. Está relacionado con una enfermedad de transmisión sexual y con malos hábitos higiénicos.

Una vez que hemos conocido estos dos tipos, centrémonos ahora en los piojos de la cabeza. Son unos insectos grisáceos, de unos 2-3 milímetros de largo y carentes de alas, por lo que no pueden volar. Se alimentan de sangre y son ovíparos (ponen huevos blancos, las liendres). Son visibles a simple vista, aunque debido a su gran movilidad a veces es difícil localizarlos. En muchos casos es más fácil detectar las liendres, que se encuentran adheridas a la raíz del cabello.
Los piojos viven alrededor de entre 30 y 50 días y pasan por 3 etapas en su ciclo de vida:
Huevos (liendres). La hembra madura fecundada “abraza” un pelo a poca distancia de la raíz para realizar su puesta en condiciones ideales de temperatura y alimento. Esta proximidad nos da a entender que cuando encontremos liendres alejadas del cuero cabelludo éstas ya serán viejas y estarán muertas. La hembra deposita un huevo junto con una sustancia insoluble al agua que solidifica el huevo al pelo y no puede eliminarse. Los huevos se desarrollan y los piojos salen del cascarón alrededor de 10 días después.

Ninfa. La ninfa es el piojo recién salido del huevo. Resulta ser casi invisible a la vista del ser humano. Tarda aproximadamente unos 12 días en convertirse en un piojo adulto y por lo tanto, en poderse reproducir.
Adulto. Un piojo adulto tiene una vida de unos 28 días y puede depositar de 4 a 10 huevos.